Importancia de los Planes de Emergencia y de evacuación en una Empresa


 



Es la planificación y organización humana para la utilización óptima de los medios técnicos previstos con la finalidad de reducir al mínimo las posibles consecuencias humanas y/o económicas que pudieran derivarse de la situación de emergencia.


¿Objetivo del Plan de Emergencia y Evacuación? Optimizar los recursos, tanto la organización de los medios humanos como los materiales disponibles, para así poder garantizar una intervención inmediata y una evacuación de las instalaciones, en caso de ser necesaria.


¿Dónde se debe elaborar? En todos los centros de trabajo.


¿Por qué se debe elaborar? Para que en caso de que se produzca una situación extrema de riesgo (incendio, explosión, fugas de contaminantes químicos, secuestro, amenaza de bomba, etc.), cada empleado que trabaje en el centro, sepa lo que tiene que hacer en cada instante sin tener un momento de duda o vacilación.


¿Cómo debe ser?

• Básico: Debe posibilitar de forma sencilla la respuesta a cualquier situación de emergencia.

• Flexible: Debe ser adaptado de forma continua a las situaciones del centro.

• Conocido: En todo momento todo trabajador que realice sus tareas en el centro debe conocer el plan de emergencia y su contenido.

• Ejercitado: Se deben realizar simulacros parciales o totales periódicamente.

• Dinámico: Debe ser actualizado periódicamente, incorporando los cambios y modificaciones producidas en el transcurso del tiempo (cambios de personal, nuevas instalaciones, nuevos medios de extinción de incendios, etc.).


¿Quiénes deben elaborarlo? Los trabajadores del centro de trabajo deben participar en el Plan de Emergencia, pues son los que mejor conocen las características particulares de su centro de trabajo. Un Plan de Emergencia en el que los trabajadores no participen "activamente" no será un Plan de Emergencia operativo.



Clasificación de las emergencias. La elaboración de los planes de actuación se hará teniendo en cuenta la gravedad de la emergencia, las dificultades de controlarla y sus posibles consecuencias así como la disponibilidad de medios humanos.

En función de la gravedad de la emergencia, se suele clasificar en distintos niveles:

a. Conato de emergencia: Situación que puede ser controlada y solucionada de forma sencilla y rápida por el personal y medios de protección del local, dependencia o sector.

b. Emergencia parcial: Situación que para ser dominada requiere la actuación de equipos especiales del sector. No es previsible que afecte a sectores colindantes.

c. Emergencia general: Situación para cuyo control se precisa de todos los equipos y medios de protección propios y la ayuda de medios de socorro y salvamento externos. Generalmente comportará evacuaciones totales o parciales.


 

 


 

 

 

 

Otros Artículos